Orwell: Keeping an eye on you

Cuando la seguridad se convierte en vigilancia, la democracia es solo un espejismo

Estudio Osmotic Studios
Publisher Surprise Attack Games
Año de lanzamiento 2016
Plataformas PC

 

Trama
Osmotic nos introduce en un futuro distópico donde la privacidad ya no es un derecho. El Gobierno de La Nación ha puesto en marcha un genuino software que rastrea las comunicaciones privadas de los ciudadanos y determina su grado de “peligrosidad”. Como jugadores encarnaremos al primer agente humano de la IA para investigar unos atentados recientes en la capital. El Estado nos instará a violar la intimidad de varios ciudadanos para encontrar al supuesto culpable. ¿A qué precio cumpliremos con nuestro deber?

Lo mejor de Orwell: Keeping an eye on you es su mensaje. Osmotic Studios nos ofrece una previsión de cómo podrían ser nuestras sociedades si dejamos de valorar nuestra privacidad e ignoramos los abusos de poder que se producen aprovechando las novedades tecnológicas.

Gameplay
Orwell es un juego de gestión que pondrá a prueba nuestra capacidad para trabajar con fuentes informativas. En el panel del investigador encontraremos todo lo necesario para localizar a los posibles sospechosos, determinar móviles y establecer conexiones entre ellos. Trabajaremos con noticias, publicaciones en redes, correos electrónicos, chats y llamadas en tiempo real…; y tendremos acceso a los dispositivos electrónicos de los «sospechosos» sin ningún tipo de restricción. Nuestra importancia como detective reside en analizar las «contradicciones» que identifica Orwell y compartir aquellos datos que sean relevante para el caso, ya que el sistema está plagado de limitaciones.

El asesor gubernamental nos manipulará para que ignoremos datos o seleccionemos otros con tal de cargar el muerto a alguien. Sin embargo, la decisión final estará en nuestras manos y siempre veremos un impacto real sobre el mundo. Depende de nosotros atender a nuestra ética personal o el sentido del deber. Las consecuencias son más nefastas a medida que nos acercamos al final.

La imprevisibilidad va decayendo en quinto episodio, ya que por encima de los múltiples finales se deja entrever la linealidad del juego. Asimismo, se echa en falta que Orwell utilice en su conclusión cierta información personal que demanda al jugador cuando se registra. Por lo demás, el juego es notable: Osmotic sabe gestionar la tensión para mantener el interés hasta el último minuto.

Apartado visual
Como personal externo a La Nación, viviremos todos los acontecimientos a través de una pantalla y la información que nos ofrezca el sistema. Se trata de una interfaz simple con un diseño intuitivo. En la barra superior aparecerán la fecha, avisos de las últimas noticias y tres pestañas entre los que iremos navegando. El resto del espacio lo ocupan dos apartados clave: a la izquierda, el esquema de conexiones, con acceso a las fichas de cada sospechoso; y a la derecha, el navegador con todo el material de trabajo.

Mientras investigamos encontraremos retratos de los sospechosos, cuyo estilo poligonal y difuminado encaja con el minimalismo del juego. Aportan a la interfaz un toque de color y son los únicos elementos gráficos que nos transmiten cierta humanidad.

Sonido
La banda sonora invita a concentrarse por su estilo contemplativo. Cada pieza nos recuerda que jugamos con información delicada y las consecuencias de gestionarla mal pueden ser nefastas. De hecho, hay ligeros cambios de tono y ritmo que nos indican cuándo hemos llegado a un punto vital de la investigación. El único tema que se aleja de esta línea es el de los créditos: Die Gedanken sind frei, una canción tradicional alemana cuya letra guarda relación con los hechos del juego.
https://sraalblog.files.wordpress.com/2017/10/1362976.jpg

 

Más indies

The Liar Princess and the Blind Price

Dystopicon

Si te gusta ¡pásalo!

Publicado por Samanta Sempere

Consultora de marketing digital y periodista made in Elche, 26 años. Adoro los videojuegos casi tanto como la pizza hawaiiana. Mis especialidades son la gestión de redes sociales, el SEO copywriting y los chistes malos, de esos que te quitan las ganas de vivir.

Deja una respuesta